Cuando ya eres conocido: Twitter para los famosos


Existe un colectivo especial al que algunas de las lecciones y recomendaciones habituales para el uso de Twitter no se le aplican: el de las personas que por su actividad profesional o por su fama son ya muy conocidas antes de unirse al mismo. Para estos privilegiados no es necesario el contar con una estrategia de crecimiento, ya que serán seguidos rápida y espontáneamente por miles y miles de tuiteros una vez se unan al microblog. Además de las celebrities podríamos incluir en este grupo a políticos, referentes establecidos en su área profesional, artistas, deportistas de élite, periodistas y aquellos que por circunstancias especiales tienen acceso a o salen en los medios de comunicación y no necesitan darse a conocer desde cero en Twitter con algunas de las tácticas y técnicas que hemos considerado en esta página.

Imagen: Twitter de Shakira

La interacción en Twitter de este colectivo es de una naturaleza radicalmente diferente a la de aquellos que tienen que iniciar su marketing personal desde cero en el microblog. Diez de sus elementos más distintivos son:

1.- Aunque puedan generar y compartir contenidos, estos raramente constituirán el centro de su interacción. Al contrario que la mayoría de nosotros, no necesitan una estrategia de contenidos como tal para alcanzar una notoriedad que ya poseen

2.- Utilizan Twitter como un canal de comunicación preferencial con sus seguidores que mantenga a estos enganchados e informados de su actividad tanto personal como profesional en tiempo real

3.- Usan Twitter para emitir desmentidos o correcciones a informaciones aparecidas en la prensa y en los medios, así como para revelar ‘exclusivas’ de los que estos sin duda se harán eco

4.- Rara vez practican el ‘follow back’ de forma masiva y existe un gran desequilibrio entre seguidores y seguidos, como demuestra la cuenta del periodista tuitero por excelencia Melchor Miralles

5.- Deben ejercer un especial cuidado con el contenido y la ortografía de sus mensajes, ya que un error, exabrupto o tuit ‘off the record’ puede rápidamente generarles una crisis de reputación en toda regla (caso reciente: Elena Valenciano con su comentario sobre ‘qué feo es Ribéry’)

6.- Al resultarles imposible responder todas las preguntas y menciones que reciben, han de ser eminentemente selectivos a la hora de escoger con quién interactuan de forma directa en el microblog. Algunos pueden optar por no responder casi nunca a menciones de forma personalizada (caso de Piqué)

7.- En muchas ocasiones sus cuentas habrán sido verificadas por Twitter y nos aparecerá el símbolo correspondiente – un visto bueno de color azul – a la derecha de su nombre para demostrarlo. (¡Atención a los wannabes! Existen headers prediseñados de Twitter que incluyen el símbolo de ‘verificado’ y que algunos ‘listillos’ caen en la tentación de usar: son del todo desaconsejables, ya que dan pie a que Twitter cierre la cuenta que los emplee sin previo aviso)

8.- Tendrán que lidiar con trolls y aquellos que intentan hacerse pasar por ellos de forma más o menos constante. Eso les llevará en muchas ocasiones a practicar el bloqueo de cuentas en una proporción mucho mayor que al resto de usuarios

9.- Algunos de ellos (caso de los primeros espada de la política) dispondrán de un equipo de comunicación y/o asesores que maneje su cuenta y sólo leeremos tuits ‘auténticos’ (que se suelen firmar con sus iniciales para distinguirlos del resto) en contadas ocasiones

10.- Debido a su carácter de influyentes, nos podemos encontrar con tuits promocionales más o menos camuflados como menciones a marcas, patrocinadores, y un largo etcétera. (Hemos sabido que por estos tuits se llega a pagar hasta $8000 en USA)

Sería un error creer que este colectivo puede permitirse el ‘estar por estar’ en Twitter. De hecho, su presencia en el microblog irá también guiada en los mejores casos por una serie de objetivos estratégicos de comunicación y marketing que les pueden permitir desde vender más y mejor hasta obtener más votos en las elecciones o asegurarse muchas portadas en la prensa. En todo caso, su uso de Twitter no por ello dejará de resultar tremendamente idiosincrático y un estudio cuidadoso del mismo revelará las características del ser humano que se encuentra detrás del perfil.

Por último, existen aún un grupo importante de famosos – ejemplificados por el actor Alvaro Cervantes – que han decidido no unirse al microblog debido a los riesgos que este conlleva y a que no perciben la necesidad imperiosa de hacerlo. Cuando se tiene la oportunidad de llegar a millones de personas mediante la TV, el cine y los medios de comunicación ese es un lujo que sólo los famosos (y no el resto de nosotros) se puede permitir.

Sobre el Autor

Especialista en comunicación y marketing online y personal. Profesor de los Másters en Social Media y Community Manager de la Universidad Complutense y de la UNED y de la Escuela Universitaria del Real Madrid. Consultor en 'Soyunamarca'. Autor de 'De Twitter al cielo'. Aprendo, aporto, opino y comparto.