Blog


Las PYMEs españolas y el marketing online: ¿oportunidad perdida?

Un reciente estudio sobre las PYMEs españolas revela dos conclusiones sorprendentes y entrelazadas: que a pesar del aprobado que obtienen en equipamiento tecnológico, la mayoría suspende al aplicarlo al marketing online tal y como muestra la imagen de abajo. En concreto, las pérdidas estimadas por esa falta de iniciativa se traduce a la nada desdeñable cifra de €143.000 millones. Esta es la conclusión a la que la empresa Pitney Bowes ha llegado tras analizar los datos de varios estudios realizados en España, con motivo de la presentación de sus herramientas de marketing online pbSmartEssentials.

Las pequeñas y medianas empresas españolas se han puesto al día en equipamiento TIC (Tecnología, Informática y Comunicaciones), pero no están aprovechando estas herramientas para llegar a más clientes y generar más ventas. En concreto, más del 84.5% tiene conexión a Internet, aunque sólo el 55.5% tiene dispone de una página web. La mayoría cuenta con smartphones y tablets, pero sólo una de cada tres utiliza algún software de gestión de clientes (lo que se conoce por las siglas inglesas CRM) y el 45% reconoce que no cuenta con una estrategia de marketing online. El correo electrónico sigue siendo el principal (y a menudo único) instrumento de marketing digital para el 91% de las pymes. El resto de los canales son poco utilizados, debido sin duda al gran desconocimiento reinante en torno a lo digital: el 60% señala que sus empleados carecen de conocimientos y formación sobre esta materia.

Fuente: Pitney Bowles (2013)

Esto explica, por ejemplo, que solo un 42,7% de las pequeñas y medianas empresas disponga de un blog, que un 49% afirme que los móviles forman parte de su inversión en marketing, pero el 40% no tiene una versión móvil de su sitio web, y  menos del 10% ha contratado alguna vez publicidad en buscadores. En cuanto al uso de códigos QR, solo los emplean el 16% de las empresas y el 68% los gestiona de forma interna, sin apoyo profesional. Un 10% de las pymes ve como una oportunidad invertir en soluciones móviles durante el año, donde solo el 8% dispone de una página web optimizada para móviles y un 7% desea invertir en soluciones de pago a través del móvil.

Fuente: Pitney Bowles

En este sentido, las PYMEs españolas contrastan con las de EEUU que utilizan exitosamente el marketing online y que ofrecen 9 razones demostradas por las que el social media marketing funciona, como he analizado en este post de Puro Marketing. Nuestra experiencia en Soyunamarca con PYMEs españolas de diversos sectores como la hostelería o el turismo avala la información aportada por este estudio. Si así es, ¿por qué las PYMEs no se centran más en el marketing? Las conocidas excusas de falta de tiempo y dinero están sin duda presentes, pero el gran problema de la priorización de tareas es muy a menudo responsable de que el rol de gestión de la empresa quede sumergido por las llamadas ‘tareas de bajo nivel’ como la limpieza, el mantenimiento o la compra de material de oficina.

Las PYMEs españolas necesitan de un decidido apoyo institucional. Es de agradecer, por ejemplo, que algunas de las confederaciones de empresarios regionales (citaré como destacadas las de Cantabria y Valladolid) estén apostando en serio por ofrecer la mejor formación en marketing y redes sociales a PYMEs y emprendedores que tanto lo necesitan. Entre todos, podemos y debemos conseguir que el marketing online y las PYMEs dejen de ser una oportunidad perdida para convertirse en una sinergia ganadora.

Dejar un Comentario

Cómo crear una oferta de Social Media Marketing ganadora

Muchos de aquellos que nos dedicamos profesionalmente de forma directa o indirecta a las redes y medios sociales nos hemos encontrado en la tesitura de tener que vender nuestros servicios o los de nuestras agencias. Para ello, es del todo necesario el presentar una oferta atractiva y atrayente que genere un mínimo de entusiasmo por parte de nuestros clientes. Nuestro primer objetivo es que al menos – sobre todo si nos toca hacer ‘puerta fría’ – nos den la oportunidad de explicar en persona cómo podemos aportar desde los social media y nos aseguremos de que reflexionan y se toman en serio nuestra propuesta.

Cuando vendemos planes de social media nos encontramos con algunas dificultades específicas de nuestro sector que hemos de sortear de la mejor manera posible: el gran desconocimiento de muchas empresas con respecto a las redes y medios sociales y el marketing online, la competencia desleal con los temidos y terribles ‘vendehumos’, el debate en torno al ROI y a cuál es la rentabilidad de una inversión en social media marketing y cómo medirla, etc. Además, existen otra serie de obstáculos que tienen más que ver con cómo presentar nuestra propuesta, entre los que destacan:

- Cómo utilizar nuestra experiencia previa y las referencias de clientes satisfechos

- Cómo paquetizar y flexibilizar nuestra oferta para que el cliente no tenga que ‘tragarla’ entera

- Cómo explicar los beneficios del social media marketing de forma amena y comprensible

Imagen: Flickr

Lo arriba indicado es sin duda un arte, y los que como nosotros en Soyunamarca tengáis la suerte de contar con una diseñadora de bandera como @laezne podréis añadir elementos de diseño y estética que sin duda serán de inmensa ayuda. Ello nos ayudará a establecer nuestra credibilidad, aunque está deberá estar apuntalada por un plan de social media marketing coherente y profesional. Especialmente a aquellos que no contais con mucha experiencia, os recomiendo vivamente la lectura del excelente libro de María Redondo y Pedro Rojas al respecto. Pedro y María nos ofrecen pautas probadas desde su experiencia como consultores que haremos muy bien en aprovechar.

Pero una cosa es un plan y otro una oferta. La oferta o propuesta es, por así decirlo, la cara visible del plan: debe contener tan sólo aquellos elementos necesarios para ‘enganchar’ al cliente y que éste finalmente nos otorgue su confianza. El proceso puede ser automático (cuando la propuesta en sí misma haga que el cliente nos contrate) o sentar las bases de futuros encuentros y negociaciones (lo más común). La primera recomendación es que toda propuesta vaya acompañada de una lista completa de los servicios que ofrecemos: ésta última nos asegurará de que el cliente conoce todo lo que podemos hacer por él y contribuirá a que en una futura ocasión nos tenga el cuenta. No hay nada más frustrante que pasen meses antes de que el cliente se entere de que ofrecemos diseño y desarrollo web, marketing móvil u otros aspectos que no había inicialmente considerado pero que sin embargo necesita.

La propuesta en sí – normalmente en formatos PDF o PPT -  debe ir focalizada a dar respuesta a las necesidades del cliente y a lo que sabemos que podemos hacer por él. Es importante que incluyamos de forma concreta los beneficios que esperamos que obtenga y los plazos de tiempo aproximados. Recientemente he escrito sobre 9 de los principales según una encuesta de 3.000 empresas que usan los social media en USA, que son por este orden los siguientes: mayor visibilidad, mayor tráfico hacia nuestro sitio web, un mejor conocimiento del mercado, aumento de la lealtad de marca, generación clientes potenciales (leads), mejora del posicionamiento, acuerdos y sinergias, reducción de gastos de marketing y por último (¡atención!) y tras un año el ansiado aumento de las ventas. Es nuestra responsabilidad el que el cliente comprenda que éste último punto – las mayores ventas – es una consecuencia a medio plazo de un buen plan de social media marketing y no es el único beneficio a obtener.

En propuestas de un cierto volumen y calado, la paquetización de ciertos servicios es del todo recomendable. Antes, habremos dejado claro qué elementos son opcionales y cuáles imprescindibles. Como botón de muestra, la formación y capacitación del cliente puede resultar esencial hasta un cierto punto y opcional en determinados temas. Por otro lado, una vez que el cliente disponga de los conocimientos y la experiencia necesarios, podrá asumir servicios como las gestión de comunidades sociales en todo o en parte. La flexibilidad casi siempre ayuda a nuestra credibilidad y muestra que nuestro objetivo último no es crear una relación de dependencia. Y, hablando de credibilidad, es importantísimo para que ganemos puntos en ésta que usemos casos de éxito propios y en lo posible sectoriales así como referencias de clientes satisfechos para ayudar a nuestra causa. Tan malo es en este sentido pasarse como quedarse corto, y la honestidad aquí como en todo es garantía ulterior de profesionalidad.

En cierto sentido, una propuesta de social media marketing es como un CV: debe siempre ir acompañada de una ‘carta de presentación’, que en nuestro caso es el email al que adjuntaremos los documentos pertinentes. Este es tan importante como la oferta de servicios en sí mismo, y debe constituir una introducción a lo que posteriormente desarrollaremos con más profundidad. Atención a los errores ortográficos y, si creas un mensaje-tipo, a enviarlo al cliente equivocado (creedme, a mí me ha pasado). Una vez más el objetivo del email es establecer nuestra credibilidad y generar interés, por lo que como norma recomiendo siempre incluir aquellos aspectos de nuestro CV y el de nuestra empresa que puedan ayudar de forma breve, directa y concisa.

Eston son algunos de los aspectos esenciales presentes en todas las ofertas ganadoras de social media marketing en las que he participado o que he observado. Agradeceré todas vuestras sugerencias y comentarios sobre cómo podemos mejorar nuestras ofertas y briefings de social media marketing para que sean más atractivas y convincentes para nuestros clientes. ¡Gracias anticipadas a tod@s!

Dejar un Comentario

La nueva TV Social: sin Twitter no hay paraíso

Desde que la tecnología así lo ha permitido, muchas han sido las televisiones que han intentado añadir un elemento de interactividad con su audiencia con mayor o menor éxito. Una de las primeras en Europa, como sabemos de primera mano aquellos que hemos vivido en Inglaterra, fue la BBC con su famoso ‘red button’ o botón rojo en el mando a distancia integrado que se suministraba con los televisores y que permitía por ejemplo emitir votaciones, expresar opiniones y muchas otras acciones encaminadas a mejorar el ‘engagement‘ o involucramiento de los televidentes. Previamente, por todos es sabido que el teléfono, el correo y posteriormente el correo electrónico y los SMS habían sido utilizados con el mismo fin de abrir incipientemente las puertas de la participación y hasta de la co-creación de los contenidos de los programas.

Si avanzamos unos años hasta nuestra era digital de las redes y medios sociales, nos encontramos con un salto evolutivo fundamental con el uso estratégico de las mismas en lo que se ha dado en llamar con acierto la Televisión Social. La TV social (específicamente aquellos programas dignos de tal nombre) cambia fundamentalmente la relación entre la audiencia, los contenidos televisivos y sus responsables. De igual manera, ofrece una serie de indiscutibles ventajas comparativas y estratégicas de primer orden con respecto a la TV tradicional.

Punto Pelota: Ejemplo de TV Social

Con posterioridad a la labor pionera de Melchor Miralles y Twision, uno de los programas más exitosos de la TV Social en España, Punto Pelota, ejemplifica en su historia la ‘socialización’ de TV en su política de mensajes al programa. Mientras que al principio era exclusivamente mediante email y/o costosos SMS, en un momento dado se abrió las puertas a que Twitter se convirtiera en el canal preferencial de comunicación bi-direccional entre la audiencia, el director del programa Josep Pedrerol y los tertulianos con el hashtag o almohadilla #puntopelota. ¿Resultado? Punto Pelota se ha convertido en una auténtica máquina de hacer Trending Topics, el programa y los tertulianos son hoy estrellas en el microblog con decenas de miles de seguidores, y la naturaleza de los mensajes ayuda incluso a cambiar la tónica del programa cuando la audiencia expresa sus reacciones a los contenidos o las tertulias que se están emitiendo en tiempo real.

De todo ello se desprende que Twitter es la punta de lanza indiscutible de la TV Social (aunque obviamente otras redes como Facebook también jueguen un papel preferencial). Y todo ello espoleado por la inmediatez de la plataforma y el hecho de que sea gratuita. No debemos olvidarnos de que para gestionar Twitter a los niveles de la TV interactiva y social es necesario contar con todo un equipo detrás de las cámaras de personal cualificado, community managers, etc. como ocurre en Punto Pelota con Javi Iglesias y el resto de sus compañeros. La importancia crucial de Twitter en la nueva TV Social se ha traducido en la aparición de empresas especializadas como Tuitele centradas en analizar las nuevas audiencias sociales y sus interacciones, ofreciéndonos diariamente unas métricas comparativas de las mismas como observamos en la imagen a continuación.

Fuente: Tuitele

Las redes y medios sociales han causado un antes y un después en el formato de muchos programas de TV. El futuro de la TV es sin duda social, y los ‘espectadores sociales‘ que participan, comentan, valoraran y sobre todo viralizan contenidos televisivos son el santo grial de todos los productores. Estamos ya comprobando de primera mano (tal y como muestra el gráfico de arriba) que determinadas temáticas como el deporte se prestan más a la nueva TV Social cuando se ofrece a la audiencia los canales adecuados. Y entre ellos, Twitter está llamado sin duda a ocupar un lugar preferencial. El reto es ofrecer programas que generen un mayor engagement y en los que la audiencia social deje de ser un ente pasivo para convertirse en agente activo. Y es que la TV Social la estamos construyendo entre todos.

 

Dejar un Comentario

Objetivo Networking

Uno de los mejores y mayores termómetros para medir el éxito de nuestra marca y marketing personal es la cantidad y calidad de nuestros contactos. Nuestro éxito siempre viene en último término de los demás, ya que son ellos al final los que deciden comprar nuestro producto o servicio, ofrecernos ese ansiado puesto de trabajo o ascenso o invertir en nuestro proyecto y apostar por nosotros. No cabe por lo tanto duda de que una parte integral de la consolidación y el desarrollo de nuestra marca no puede ser otra que una política activa, decidida y estratégica de establecer nuevos contactos y cultivar los ya existentes: y eso precisamente es el networking.

Los que habéis tenido la suerte de nacer en un ambiente más o menos privilegiado y un entorno socio-económico medio-alto, os habréis podido beneficiar sin duda de la red de contactos pre-existente de vuestras familias y puede que esta haya sido instrumental en conseguir muchos beneficios para vosotros. Aquellos que por el contrario (como es mi caso) nacisteis en ambientes humildes os encontrasteis en la vida con muchas puertas cerradas y ello con toda probabilidad habrá dificultado el acceso a información y oportunidades provechosas. Sea como fuere y vengamos de donde vengamos, es esencial que – una vez configurada las líneas esenciales de nuestra marca y determinadas nuestras metas – llevemos a cabo una política activa y constante de networking tanto online como offline guiada por la consecución de nuestros objetivos estratégicos y muy especialmente centrada en los ‘influencers’ o influyentes que más nos pueden ayudar a conseguir nuestras metas (un influyente puede ser en cada caso concreto desde un especialista en nuestro campo que nos puede recomendar y abrir muchas puertas hasta el directivo o la directiva de nuestra empresa que finalmente nos puede ascender).

Muchas veces las personas se preguntan cuál es la clave del éxito del networking y cómo causar la mejor impresión posible para conseguir todos esos contactos que necesitamos de los que surjan magníficas oportunidades personales y profesionales. Sea cual sea el evento o iniciativa en el que participes, la filosofía correcta del networking es siempre la misma y parece contradecir al sentido común (y desde luego a la voz interior de nuestro ‘ego’): piensa en qué puedes aportar a los demás y cómo les puedes resultar de ayuda. Así lo defienden algunos de los más respetados y reputados expertos internacionales en comunicación profesional como por ejemplo Andy Bounds, autor del bestseller ‘The Jelly Effect’ que ha estudiado en profundidad las relaciones interpersonales en el contexto del networking.

Imagen: Flickr

Veamos. Si estás convencido de que tienes una aportación que hacer tendrás la confianza y el empuje necesarios para participar activamente en todo tipo de iniciativas y los demás empezarán pronto a valorarte. Por el contrario, si tu actitud cuando participas en un evento o haces networking online es únicamente el buscar aprovecharte al máximo y acaparar la atención, te aseguro que más pronto que tarde te encontrarás sólo/a y con la única compañía de aquellos que te perciben únicamente como un recurso a explotar y no como un partner potencial. La pregunta por lo tanto antes de iniciar una estrategia de networking es: ¿qué aportación puedo hacer al éxito de los demás participantes y en qué me puedo beneficiar de sus conocimientos y experiencia? La brújula que nos debe guiar es la famosa ‘win-win situation’ o situación en la que todos salimos ganando. (¡Atención amigo desempleado: cuando practicas el networking para obtener un empleo, lo que puedes aportar si te dan la oportunidad es tu trabajo que no es poco!).

Urge en este punto una clarificación sobre tu estilo, tu personalidad y ciertas destrezas como por ejemplo como te comportas en la distancias cortas, tu nivel de autoconfianza, si eres una buen comunicadora y se te da bien hablar en público entre otras… o el factor de ‘gustabilidad’ (es decir, si en general se te considera compañía agradable y gustas a los demás). Realmente es importante trabajar en todos estos aspectos, ya que te serán de una grandísima ayuda; pero independientemente de ello es necesario que tengas una opinión lo más objetiva y desapasionada posible sobre cómo eres percibido por los demás para que puedas evolucionar en el sentido que indicaba el que fuera presidente de los EEUU Lyndon B. Johnson cuando afirmaba: ‘Quiero ser el tipo de persona que es como un zapato cómodo y con quien la mayoría se sienten a gusto’.

Habiendo establecido estos principios, con un Plan de Acción de nuestra marca debajo del brazo y teniendo claro que queremos aportar y resultar la mejor compañía posible, no cabe duda de que deberemos ser selectivos a la hora de escoger los actos e iniciativas más acordes a nuestra personalidad y nuestros objetivos. Para ello, una distinción útil son los llamados actos de networking explícitos y que se presentan como tales de aquellos que a pesar de no llevar ese cartel constituyen excelentes oportunidades (clubs sociales, culturales o deportivos, por ejemplo) y que paradójicamente a veces pueden generar mejores y mayores resultados a corto, medio y largo plazo (todo esto sin olvidar el importantísimo networking online al que ya nos hemos referido).

En lo referente a los primeros, en los últimos años hemos asistido a una auténtica explosión de eventos de networking que buscan juntar a profesionales para compartir experiencias y ampliar su red de contactos. Por ejemplo en el 2012 algunos de los eventos de este tipo más destacados en España fueron:

- El ‘Business Lunch’. Esta es una iniciativa que tiene lugar en Barcelona una vez al mes en la que se busca establecer contactos mientras se almuerza. 30 minutos antes de la comida los comensales pueden charlar y después deciden sentarse en la mesa de aquellos con los que quieran compartir su tiempo.

- El considerado fundador del networking moderno Ivan Misner creó su propia red mundial llamada Business Network International que intenta juntar a profesionales de diferentes sectores para beneficio mutuo, intercambio de clientes e información, etc.

- ¿Sabías que se puede hacer networking en un barco? En Barcelona tuvo lugar el ‘I Crucero de Networking de Mujeres Profesionales’ de cuatro días de duración para 100 afortunadas mujeres de negocios

- Pensado en los autónomos, el ya famoso Iniciador es una comunidad gestionada y dirigida a emprendedores que nació en Madrid en el 2007 y ya está presente en otras capitales. El formato es siempre una presentación seguida de una ponencia y al final una sesión de networking

Estos son tan sólo algunos ejemplos y podríamos añadir muchos más que ocurren por toda España y Latinoamérica con cada vez más frecuencia e intensidad. Cuatro de las pautas que debemos tener en cuenta para obtener el máximo rendimiento de estas iniciativas son:

a) Hemos de ser selectivos. Como habrás podido comprobar los programas de networking se están multiplicando y nuestro tiempo es necesariamente limitado. Es conveniente realizar una cuidadosa selección con criterios estratégicos, aunque de vez en cuando es igualmente recomendable el asistir a eventos de otras áreas profesionales diferentes a la nuestra que nos estimulen y nos permitan intercambiar impresiones y exponernos a diferentes ambientes y puntos de vista. En todo caso, no asistas nunca a ningún evento que por sus connotaciones políticas o de otro tipo no quieres que se asocie con tu marca personal. Debes acudir al evento adecuado y hablar con la gente adecuada.

b) No tengas miedo de hablar con ningún ‘pez gordo/a’. En todo evento te encontrarás con personas que están teniendo éxito y consiguiendo mucho de los objetivos que a ti te gustaría lograr. Es importante no sólo que les escuches sino que pierdas el miedo de presentarte e incluso pedirles consejo con educación y respeto y siempre sin agobiar. ¡Créeme si aseguro que muchas de las personas de mayor importancia y éxito están dispuestas a ayudarte si les ofreces la oportunidad! Igualmente debes desarrollar ese sexto sentido que te atraiga a las personas adecuadas y no a aquellas que sólo representen una pérdida de tiempo (las que abusan del ‘yo, mi, me, conmigo’ casi siempre pertenecen a esta categoría)

c) Especialmente si tienes que pagar una entrada o comprar un ticket para asistir, asegúrate de que vas preparado con tus tarjetas de visita, dispositivo móvil, bolígrafo, agenda y cualquier otro elemento necesario para conseguir no sólo entablar una relación sino mantenerla en el tiempo.  Y más allá de los elementos meramente prácticos: debes tener muy claro por qué estás asistiendo al evento en cuestión, qué objetivos tienes y a quién/quienes deseas conocer. ¡Que no te pille el toro por tu falta de previsión!

d) La clave del networking nunca es el evento en sí mismo sino el post-evento. Ese es al fin y al cabo el objetivo final del networking: el poder mantener una relación post-evento fructífera para ambas partes. Ni siquiera el hablar con un ‘pez gordo’ o persona importante puede considerarse como un éxito sino el encontrarte con ella/él tras el evento en un contexto en el que podáis hablar tranquilamente y tender puentes a un relación positiva para ambos (obviamente esto también se puede producir online mediante email o una videoconferencia). Si quieres ‘vender’ algo – bien sea tu candidatura a un puesto de trabajo o tu producto o servicio – lo ideal es que eso ocurra tras el evento y sin la presión del ruido, distracciones, interrupciones, etc.

El networking es un arte en sí mismo y un elemento consustancial a tu marca personal. Recuerda: el objetivo no es acumular tarjetas o hacer un número de contactos en sí mismo, sino construir una base de datos de personas que podáis beneficiaros mutuamente personal y profesionalmente con objeto de posicionar tu marca. ¿Y quién sabe si una de ellas pueda llegar a ser un día tu media naranja? Igualmente, no desperdicies las oportunidades que te brinda tu vida social (desde el gimnasio por cualquier asociación cívica, deportiva, política u ONG a la que pertenezcas) para hacer networking en un ambiente más relajado pero no por ello menos eficaz. Y los más geeks no os confundais: el networking online casi invariablemente desemboca en la famosa desvirtualización y en eventos físicos en el offline. El estar preparado para ellos es siempre recomendable. ¡Feliz networking!

Dejar un Comentario

Reputación personal y los grandes perdedores de Madrid 2020

Tras el sonoro batacazo de la candidatura olímpica de Madrid 2020, muchos tanto en la opinión publica como en la publicada se apresuran a señalar con el dedo, darse golpes de pecho o realizar propuestas para evitar o paliar los presuntos errores cometidos de cara al futuro. Estos son todos ellos ejercicios comprensibles y puede que necesarios. Como bien sabemos los estudiosos de las crisis de comunicación, siempre que se produce un fracaso colectivo la comunidad instintivamente busca tanto respuestas como culpables, lo que en el peor de los casos degenera en las temidas y temibles ‘cazas de brujas’ y purgas de las que la historia está repleta.

Tristemente estas reacciones poco meditadas hacen que se pierda la perspectiva global y ‘vista de pájaro’ y se confundan errores humanos con fallos sistémicos. La complejidad del proceso de elección y votación de las candidaturas olímpicas y los múltiples intereses creados hacen que raramente una persona y sus posibles carencias comunicativas (centrándonos en la presentación de la candidatura) condicionen el resultado final. Sin embargo, lo que también es cierto es que a posteriori nos encontramos con que una serie de individuos que han estado directa o indirectamente ligados a la candidatura han visto erosionada su reputación e imagen (al menos ante determinadas circunscripciones y determinado público). No nos cabe duda de que en el caso de Madrid 2020 así ha sido.

¿A relaxing ‘café con leche’?

-

Esta es la lista razonada de los ‘perdedores’ de nuestra maltrecha aventura olímpica:

1) Ana Botella, alcaldesa de Madrid. Desafortunada en el fondo y en la forma, la regidora madrileña ha dado la nota con su pobre inglés, sus errores en las ruedas de prensa, y ese ‘relaxing café con leche’ en la Plaza Mayor que hace tirarse de los pelos a cualquier asesor de comunicación que se precie.

2) Xavier Trías, alcalde de Barcelona. Muy feo detalle el del mandatario catalán al hacer leña del árbol caído y declarar hoy que ‘sólo Barcelona puede competir con Estanbul o Tokyo’. Un innecesario y poco elegante ‘hurgar en la herida’ que no genera más que rencor y animadversión.

3) Príncipe Felipe de Borbón. Si bien es cierto que la intervención del príncipe fue aplaudida por propios y extraños, también ha quedado en evidencia que sus mejores esfuerzos han resultado baldíos. Esto relativiza el papel y el rol de la monarquía y la asocia a un fracaso.

4) Alejandro Blanco, presidente del COE. Sus lágrimas tras la derrota simbalizan la impotencia de una candidatura que ni si quiera ha conseguido ser segunda a pesar de los múltiples intentos. Su reputación personal es quizás la más dañada dada su implicación directa y su cuota de responsabilidad.

5) Mariano Rajoy. Aparte de porque su pésimo inglés haya salido una vez más a relucir, el presidente había comunicado a propios y extraños que se necesitaba un revulsivo ante las encuestas y la mala situación económica y que Madrid 2020 lo era. Quizás uno de los responsables de inflar artificialmente nuestras expectativas, no sale bien parado.

6) Jorge Moragas. Departiendo con el alcalde de Málaga mientras el príncipe tomaba la palabra en la presentación final de la candidatura, todos hemos podido ver la imagen de la princesa Letizia mandando callar al diputado y jefe de Gabinete de Rajoy.

7) Medios de comunicación. La euforia desatada en los días previos al voto del COI por parte de ciertos medios y de algunos periodistas ha tenido más que ver con sus intereses particulares que con el interés general o el respeto a la verdad. Desde el extranjero, pocos se han sorprendido de la elección de Tokyo. Más dura ha sido la caída.

Pasarán semanas y hasta meses para que se produzca un análisis sosegado de las auténticas causas del revés olímpico, pero desde ya una serie de individuos e instituciones están en el punto de mira de la opinión pública y han perdido puntos del activo más importante que todos nosotros disponemos: la reputación. Sólo el tiempo dirá si consiguen recuperarse plenamente o si la mella del fiasco de anteayer supone un carga demasiado pesada para su futuro profesional. Permaneceremos atentos.

Dejar un Comentario