Blog


10 tipos de cuentas de Twitter a las que NO hago follow-back

Nuestro Twitter y cómo lo gestionamos es un reflejo de nuestra personalidad en el mundo online y tiene implicaciones muy importantes para nuestro personal branding o marca personal.

Los que seguís este blog sabéis que, como expliqué recientemente en un post que ha sido muy bien recibido, mi política por defecto es hacer ‘follow back’ (seguir a los que me siguen) en Twitter. Indicaba ya entonces que, como es lógico, me reservaba el derecho de admisión y que hay ocasiones (que representan aproximadamente el 10% de los ‘follows’ que recibo) en las que tengo como norma no seguir de vuelta o hacer ‘follow back’.

La ‘República Independiente de mi Twitter’: cada uno establecemos nuestros criterios de seguimiento

-

Hoy quisiera precisamente compartir con vosotros las 10 cuentas/perfiles a los que habitualmente no sigo y brevemente (si es necesario) las razones que me impulsan a ello. Sobra decir que siempre me molesto primero en ver el perfil y leer los últimos tweets antes de tomar una decisión:

1. Cuentas con perfil y tweets en un idioma que no comprendo

2. Cuentas con perfiles ofensivos por su foto, logo o mensaje de presentación

3. Cuentas sin ningún mensaje de perfil

4. Cuentas con perfiles y tweets radicales en lo político o religioso

5. Cuentas con perfiles y mensajes ordinarios o soeces

6. Cuentas de marketing multinivel o piramidal

7. Cuentas exclusivamente promocionales que no interactúan (a no ser que sean referentes o ‘celebrities’)

8. Cuentas que todavía no han generado ningún tweet

9Cuentas cuyo perfil no tiene una foto, imagen o logo

10. Cuentas que me dan ‘mal rollo’ o que mi intuición me dice que no he de seguir

-

Os animo una vez más a compartir las razones por las que hacéis o no follow back en la sección de comentarios. E insisto en que lo arriba expresado no es prescriptivo ni una crítica contra los que utilizáis una estrategia diferente. ¡Por suerte en Twitter hay sitio para todos!

Dejar un Comentario

Wikipedia Española: Así No, Gracias

Los que habéis seguido mi trayectoria sabréis que siempre he sido un gran defensor del proyecto Wikipedia y que me he esforzado modestamente en contribuir ediciones y artículos tanto en lengua inglesa como en español con las varias cuentas que he tenido.

Lamentablemente el cúmulo de arbitrariedades en su sistema de gestíon, la baja calidad y fiabilidad y por último el encontronazo que he tenido con alguno de los bibliotecarios – ese colegio cardenalicio autocrático compuesto por menos de 100 personas que se rige por sus propias normas y censura y decide sin ningún tipo de control y con total impunidad la Wikipedia en lengua española – me han llevado a tomar la determinación de no contribuir nunca más ningún contenido, de retirar los ya existentes y de eliminar cualquier mención o referencia que haya encontrado sobre mí en nuestra maltrecha enciclopedia online.

Wikipedia Española: la más castigada y la menos fiable según un estudio. Imagen: Eduangi.com

-

Aparte de la apreciación personal que cada uno podamos tener, con datos objetivos el estado de Wikipedia en español es tristemente lamentable. Como indicaba un reciente estudio elaborado por el profesor de la Universidad de Málaga Manuel Arias Maldonado, es la menos fiable del mundo y resulta ‘farragosa e imprecisa’. Una demoledora estadística – que debería hacer reflexionar hasta a los más acérrimos defensores del actual sistema de gestión de Wikipedia – es que existan (atención!) más artículos en polaco que en español, a pesar de la abismal diferencia entre el número de hablantes de las dos lenguas.

 Bibliotecarios de Wikipedia en lengua española: menos de 100 individuos controlan el sistema. Fuente: Wikipedia

-

Todo ello sin entrar en los evidentes abusos de poder que se llevan a cabo dentro de un sistema de gobierno sin ningún tipo de regulación externa o independiente en el que los bibliotecarios hacen y deshacen a su antojo motivados por sus preferencias, criterios o incluso animadversiones personales – como he tenido ocasión de comprobar en propia carne. Tengo sospechas fundadas de que fue la pequeña edición que realicé al artículo del fallecido periodista Emilio Romero - un artículo que era una apología descarada del que fuera Delegado Nacional de Prensa del Movimiento y ostentara otros cargos relevantes durante el franquismo, y al que yo añadí precisamente el término ‘franquismo’ y datos objetivos sobre su más que probable vinculación con el 23F - lo que motivó que un artículo que fue creado sobre mí hace unos días fuera eliminado por un bibliotecario a pesar de estar perfectamente referenciado y de mi ofrecimiento a que fuera editado y despojado de cualquier elemento supuestamente promocional (ofrecimiento que me valió el bloqueo de mi cuenta en español, además de un correo electrónico vulgar e insultante).

Existe por si fuera poco otro problema añadido, que es la desafección de la actual cúpula de Wikipedia española hacia los blogueros y el mundo 2.0 en general – como ha narrado fehacientemente el argentino Fabio Baccaglioni - y que se aplica incluso (como es mi caso) a los que hemos llegado a escribir en uno de los 100 blogs o bitácoras más leídas del mundo en nuestra especialidad. El hecho de que sólo existan menos de 20 blogueros de habla hispana incluidos ahora mismo lo demuestra a las claras. Todo ello sorprende cuando nos encontramos artículos y referencias a personas con escasa relevancia e interés y que no realizan nigún tipo de aportación aparente.

Existen miles de personas que han dedicado su tiempo y esfuerzo a contribuir artículos e información de auténtico valor añadido a Wikipedia – he estado entre sus filas durante años – que me merecen todo el repesto y admiración. Tristemente la actual cúpula de Wikipedia, esa oligarquía de menos de cien personas que censura, quita y pone a su antojo, ha conseguido con su arbitrariedad que a pesar del esfuerzo sincero y bienintencionado de muchos sigamos a la cola tanto en cantidad como en calidad. Por eso, entre otras razones, os ruego que no intentéis incluirme en Wikipedia y que eliminéis cualquier mención o fuente que veais sobre mí en nuestra malograda enciclopedia online a la que unos pocos han hecho tanto daño.

Moraleja, la que ya nos dejara Lord Acton: ‘el poder corrompe: el poder absoluto (tanto offline como online) corrompe absolutamente’.

Dejar un Comentario

‘Reputacion Online para Tod@s’

Queridos amigos y amigas:

Hoy me dirijo a todos vosotros para presentaros mi nuevo E-Book ‘Reputación Online para Tod@s: 10 lecciones desde la trinchera sobre tu activo más importante‘.

Este es un regalo que quiero hacer a los que me habéis seguido todo este tiempo y me habíais pedido una introducción clara y accesible a los principios y las prácticas de la gestión de la reputación online que he ido tratanto en este blog. Digo bien ‘regalo’, ya que he querido ofrecerlo con licencia de Creative Commons para que no suponga ningún coste y se pueda compartir y viralizar rápida y fácilmente entre todos los que se pueden beneficiar de su lectura (¡que sois tod@s!). Considero además que era una responsabilidad adquirida que tenía como uno de los primeros que se dedicó a tiempo completo a la reputación online en nuestro país y también como conferenciante sobre esta materia por toda España y Latinoamérica.

 

Descarga el E-Book gratuitamente haciendo clic en la imagen o en esta URL

-

Este E-Book es una breve introducción a la gestión de la reputación online pensado en un público no especialista. Contiene la información más básica e imprescindible que toda persona que quiera estar al tanto de la evolución de la Web 2.0 en este campo específico de creciente importancia debe conocer. He reciclado materiales previamente publicados en esta página e igualmente he escrito capítulos enteros nuevos con el objetivo de ofreceros un material que pudiera ser de auténtica ayuda.

Mi agradecimiento a Jesús Mier por el diseño y la maquetación y os invito a compartir este E-Book por todos los medios respetando la licencia. Deseo de todo corazón que se convierta en un recurso de interés para todos los interesados e implicados en la reputación online de habla hispana – con especial mención a los Community Managers y en gestores de la comunicación online – y espero vuestros comentarios y opiniones.

Dejar un Comentario

10 Razones por las que hago ‘follow back’ en Twitter

Hace unos días he tenido la ocasión de re-leer un muy interesante post de Victor Puig en el que este nos habla de prácticas en su opinión molestas o discutibles en Twitter. Entiendo que Victor no intentaba sentar cátedra, sino más bien compartir sus impresiones desde una perspectiva estrictamente personal.

Al hilo de esta reflexión (y sin entrar a valorar su ‘lista negra’) creo que procede añadir que no cabe duda de que el uso de Twitter varía grandemente dependiendo de los objetivos y de la estrategia del tuitero en cuestión. Sería injusto pretender que una marca siga las mismas pautas que un particular que utiliza este microblog por motivos estrictamente personales o que un profesional como es mi caso. Twitter es un espejo de nuestra personalidad y un elemento más de nuestro branding digital. Afortunadamente, existe el espacio suficiente para que cada uno de nosotros pueda desarrollar la publicación e intercambio de mensajes y el proceso de socialización con otros tuiteros siguiendo unas convenciones más o menos establecidas pero con un margen muy amplio de flexibilidad.

Precisamente uno de los primeros elementos distintivos de una cuenta de Twitter – sobre todo las de un cierto tamaño – es el seguimiento mayoritario o escaso a aquellos que nos siguen; en otras palabras, el famoso ‘follow-back’. Sin pretender ni mucho menos criticar a los compañeros que han escogido un enfoque alternativo, me gustaría compartir con todos las 10 razones por las que mayoritariamente realizo el ‘follow back’ (aún reservando siempre el ‘derecho de admisión’) e intento que mi cuenta esté en lo posible equilibrada entre ‘followers’ y ‘followed’.

-

1. Busco interactuar y no sólo exponer mis ideas

2. Quiero transmitir que los mensajes de los demás me interesan

3. La mayoría de mis referentes hacen ‘follow back’

4. No voy de gurú ni quiero que se me perciba como tal

5. Utilizo Twitter personal y profesionalmente

6. Disfruto tanto leyendo los mensajes de mis followers como compartiendo los míos

7. Socializar y hacer networking forman parte de mi estrategia

8. Encuentro información de interés que de otra forma no me llegaría

9. Es sencillo dejar de seguir a alguien si resulta ofensivo o aburrido

10. Mi perfil de Klout es el de ‘conversationalist‘ y he de hacerle honor

-

Os animo a compartir las razones por las que hacéis o no follow back en la sección de comentarios. Y repito que lo arriba expresado no es una crítica contra los que utilizáis una estrategia diferente. Por suerte en Twitter hay sitio para todos.

Dejar un Comentario

Mourinho y 5 lecciones de marca personal

Vilipendiado por muchos e idolatrado por otros, el actual míster del Real Madrid José Mourinho no deja a nadie indiferente. Y si nunca un entrenador deportivo causó un mayor revuelo mediático y generó tantas pasiones encontradas, ello se debe sin duda al éxito del portugués – independientemente de lo criticables que puedan resultar algunas de sus acciones – en construir una marca personal sólida que no sólo ha sabido aguantar el paso del tiempo sino que ha ido creciendo y adaptándose con éxito a diferentes escenarios y entornos.

Mourinho constituye uno de los ejemplos más palpables de la creciente importancia del personal branding tanto en el medio offline como en el online. Y aunque no nos guste ni queramos (¡ni podamos!) imitar su estilo, de su indudable transformación de segundón y ‘traductor’ a ‘The Special One‘ todos podemos extraer lecciones probadas que contribuirán a ir construyendo nuestra marca personal así como a la consecución de nuestros objetivos personales y profesionales.

Mourinho: la marca personal llevada a su máxima expresión. Imagen: El Confidencial

-

1. La marca personal se basa en resultados.

Una marca personal se puede ‘inventar’ por equipos de comunicación y marketing pero sólo se puede sostener en el tiempo cuando genera resultados que alimentan con la mayor periodicidad posible su credibilidad. Son los éxitos repetidos de Mourinho en el terreno deportivo los que le han encumbrado al podio de mejor entrenador de la UEFA más allá de su idiosincrasia, sus manerismos y sus capacidades comunicativas. El día que los resultados dejen de acompañar, no cabe duda de que la marca ‘Mou’ se irá progresivamente eclipsando y necesitará una mutación para sobrevivir. Ejemplo del mundo del fútbol: Maradona.

2. La marca personal nos da un mayor margen de error

Mourinho ha cometido errores bastante importantes en todos los sentidos: tácticos, de comunicación y relaciones públicas, etc. Espero que ni los más madridistas o ‘Mourinhistas’ de mis lectores objetarán a que afirme que su comportamiento en los campos de fútbol o ruedas de prensa ha dejado a veces mucho que desear. Sin embargo, acciones que para cualquier otro entrenador hubieran supuesto el fin de su carrera, para Mourinho han sido simples obstáculos que ha ido saltando en ocasiones sin despeinarse.

La razón es el famoso concepto de brand loyalty o lealtad hacia la marca, que se aplica tanto a los productos como a las personas. Cuando una marca consigue la lealtad de su público, éste está dispuesto a minimizar, perdonar y hasta justificar sus errores. Eso ocurre porque se produce una identificación psicológica entre el espectador y la marca que hace que en este caso Mourinho sea percibido como algo suyo y propio por el seguidor. Y como todos sabemos, la naturaleza humana es más dada a perdonar los errores propios que los ajenos.

3. La marca personal permite multiplicar la influencia dentro de una organización

Si en la generación de mis padres la identidad personal de los empleados se diluía casi por completo en la de las organizaciones para las que trabajaban y uno era ‘un trabajador de SEAT’, el advenimiento de la marca personal ha hecho que individuos como Mourinho tengan un nivel de influencia dentro de una organización sorprendente e inconcebible hasta hace bien poco. Las cotas de poder alcanzadas por Mou en el Madrid no creo que hayan tenido parangón en ningún entrenador de la casa blanca que yo recuerde (lo mismo por cierto podría decirse de su némesis Guardiola en el FC Barcelona). Sin ningún genero de dudas Mourinho está suponiendo una transformación de la propia marca ‘Real Madrid’, dándose la paradoja de que ahora no es la identidad de la persona la que se ve diluida por la organización sino la de la organización la que se está viendo diluida por la de la persona (con todos los riesgos que esto implica).

4. La marca personal requiere de atención constante

Cuanta mayor fuerza cobra nuestro personal branding, mayor se magnifica y amplia el eco de nuestras opiniones y de nuestras acciones. Ello hace que llegue un punto en el que nuestra marca personal requiera de una gestión y atención constantes. El daño que una simple foto o un comentario fuera de lugar puede causar a la reputación de un individuo con una marca personal importante puede llegar a amenazar la misma supervivencia de la misma. Es por ello que el morderse la lengua o el delegar una parte de nuestra comunicación offline/online a un experto (como hace Mourinho con Eladio Paramés) sea a veces la mejor opción. A no ser, claro está, que el no morderse la lengua y el generar polémica revierta en nuestro favor y en el de nuestro branding … ¿les suena?

5. Nuestra marca personal pertenece también a nuestro público

Uno de los errores más graves que las marcas comerciales suelen cometer es el creer que la marca les pertenece y que pueden gestionarla dando la espalda a los que la sustentan. Esa es la raíz de algunos de los fracasos más sonados de incluso multinacionales como Coca-Cola, cuya New Coke a finales de los 80 tuvo que ser retirada del mercado ante el rechazo y la indignación de los consumidores. Guiados por el sentido común, podríamos pensar que el autor intelectual o diseñador de una marca es su propietario. Aunque esto pueda ser así desde el punto de vista legal, en la práctica son los millones de incondicionales los que con su apoyo constante y la viralización de sus productos o servicios de alguna manera poseen la marca y son co-responsables de su éxito.

La marca personal no es diferente. A pesar de contar con un componente tan individual e íntimo, nuestra marca personal es un proyecto compartido con nuestro público objetivo. Los incondicionales de Mou son co-partícipes de su marca y no pueden ser ninguneados sin correr un altísimo riesgo. Resulta esclarecedor que Mourinho se haya disculpado ante el madridismo y no ante todo el mundo por el incidente con Vilanova en el Nou Camp. Una vez más Mou y sus asesores demuestran ser muy avezados en la gestión de su marca personal: y la posterior respuesta de su público en el Bernabeu ha demostrado lo acertado de la ‘disculpa’.

-

En ocasiones, Mourinho está lejos de ser un ejemplo de deportividad y de fair play. De lo que sin duda es un ejemplo es de una nueva era en la que el poder de la marca personal no puede ser ignorado. Nos corresponde a todos y cada uno de nosotros el ir construyendo de forma proactiva nuestro personal branding de forma que sea un reflejo de nuestro estilo y nuestros valores y resulte instrumental en la consecución de nuestros objetivos a todos los niveles. Y es que, aunque no hayamos sido conscientes de ello, todos llevamos un ‘special one‘ dentro.

Dejar un Comentario